fbpx

Un ensayo de los NIH encuentra que la terapia con plasma sanguíneo no previene la progresión de COVID-19