Tú ya conoces el videojuego Mario + Rabbids Kingdom Battle

0

Quiero hacerte una pregunta, ¿Tú ya conoces el videojuego Mario + Rabbids Kingdom Battle?. A día de hoy, pocos retos pueden resultar tan complejos como el de reinventar una saga que gusta a casi todos como es la de Mario. Y eso es precisamente lo que le pidió Nintendo a Ubisoft cuando le encargó la fusión de la serie del famoso fontanero con otra también consolidada como los Raving Rabbids para su consola Nintendo Switch en el videojuego Mario + Rabbids Kingdom Battle.

El estudio francés, que como es habitual ha desarrollado Mario + Rabbids con la coordinación del equipo de varias de sus sedes —Milán, París, Montpellier y Bucarest, en este caso–, ha optado por evitar el género de plataformas, uno de los más habituales de la saga de Mario, eligiendo en su lugar el de estrategia por turnos, con una mecánica similar a la del clásico Worms.

Tú ya conoces el videojuego Mario + Rabbids Kingdom Battle

El resultado de esta audaz apuesta es un título entretenido que transmite un enorme respeto por la saga Mario, con el que satisface las expectativas sus aficionados. También ha convencido a los críticos, de quienes recibió, entre otros galardones, el premio Game Critics Award del festival de videojuegos E3, en su edición del presente año.

EL REINO CHAMPIÑÓN COBRA VIDA

El juego sitúa al jugador en el inesperado encuentro entre Mario y los Rabbids. Un misterioso vórtice ha destrozado el Reino Champiñón y traído a estos caóticos personajes al universo en el que tienen lugar las aventuras del fontanero y sus amigos Luigi, Toad, Peach y compañía. Juntos, recorrerán cuatro mundos distintos en una aventura que, además de la estrategia, aporta altas dosis de exploración.

Uno de los aspectos que más pueden complacer a los millones de seguidores de la serie de videojuegos de Nintendo es la reproducción que se hace del Reino Champiñón, que presenta en Mario + Rabbids una amplitud sin precedentes, permitiendo a los jugadores perderse –literalmente, es más que posible– entre su colorista geografía. En sus límites es posible visitar lugares tan representativos como el castillo de Peach, con la particularidad de que se encuentra infestado de Rabbids.

La experiencia que supone explorar el país de Mario en el videojuego de Ubisoft está repleta de guiños a personajes clásicos de la saga y a sus elementos tradicionales como son las agresivas plantas carnívoras, los caparazones y los tubos, que en Mario + Rabbids sirven para transportarse a las distintas partes del universo que se encuentran ocultas.

Además de este claro homenaje a los orígenes de la saga, la amplitud del universo de Mario + Rabbids potencia también el carácter inmersivo del videojuego. Su sistema de juego, que prescinde de elementos de distracción como minimapas o excesivas barras de información, contribuye a que la experiencia de inmersión sea aún mayor.

SISTEMA DE BATALLAS COMPLEJO Y DINÁMICO

En cuanto a su mecánica de juego, la diversión de los Rabbids se mezcla con un videojuego de estrategia por turnos en el que Mario y los Rabbids ‘buenos’ se enfrentan a los Rabbids ‘malvados’, entre los que se incluyen un nutrido número de jefes finales. La sencillez inicial se completa con un elevado número de ‘combos’ y estrategias posibles que es necesario afinar si se quiere vencer en unas batallas que acaban convirtiéndose en todo un desafío.

El sistema de combate de las batallas es suficientemente complejo como mantener el interés del jugador mucho después de los primeros minutos de partida, gracias a elementos como las habilidades especiales de cada personaje, la presencia de parapetos y explosivos, la variedad de armas y las diversas bonificaciones en función de unos campos de batalla cada vez más elaborados.

Como aspectos negativos, cabe resaltar la imposibilidad de cambiar de cámara en varios momentos del juego, lo que dificulta cambiar de perspectiva en ocasiones en las que resultaría necesario. Además, el movimiento de los personajes en el modo plataforma es un tanto caótico, al moverse en fila india detrás de un menudo robot llamado Beep-0, que resulta algo pobre como protagonista y maestro de ceremonias del juego

HOMENAJES A LA SAGA MARIO

El videojuego muestra una gran cantidad de homenajes a los videojuegos de la saga del fontanero de Nintendo. Entre ellos, se encuentra un sistema de monedas, que se adquieren en batallas y en la exploración del reino Champiñón, con las que se pueden adquirir las armas y las habilidades que utilizan Mario, sus amigos y sus ‘alter ego’ Rabbids.

La lista de homenajes de Mario + Rabbids continúa con los propios personajes de la saga, que se ven desbloqueando al completar el modo historia. Hay que añadir también otras referencias más sutiles, como puede ser la inclusión de pequeñas misiones especiales, por ejemplo, en la que hay que reunir las ocho monedas rojas, ya vistas en títulos como Super Mario 64, antes de que se termine el tiempo.

Para las partidas multijugador, Mario + Rabbids dispone de un modo cooperativo para dos jugadores que se desbloquea tras completar las primeras misiones del modo de un solo jugador. Este modo utiliza los mandos Joy Con de Switch de forma independiente, y se puede disfrutar especialmente en el ‘dock’ de la consola de Nintendo desde la televisión.

NARRATIVA LIGERA E INMERSIVA

La narrativa de Mario + Rabbids se caracteriza por una ligereza que se apoya también en el carácter inmersivo del sistema de juego. Las cinemáticas iniciales explican la llegada de los Rabbids al Reino Champiñón desde la lavadora de una inventora, la fusión de estas criaturas con varios objetos de una sala, entre ellos un póster de Mario y sus compañeros, lo que da origen a Rabbid Mario y Rabbid Peach, entre otros.

Las algo largas cinemáticas del comienzo del juego son las únicas que interrumpen un juego bastante fluido por lo general, que prescinde de soluciones narrativas complejas. En su lugar, el título emplea un acertado tono humorístico que nace de la fusión de ambos universos.

Los Rabbids consiguen robar gran parte del protagonismo a Mario y a sus amigos gracias a su humor más suelto y alocado, en el que se advierte la mayor experiencia de Ubisoft que en el tono blanco asociado al mundo de Nintendo. Estas criaturas, incapaces de hablar más allá de sonidos incongruentes, tienen ya una larga historia desde que debutaron allá por el año 2006 en otro videojuego de Ubisoft: Rayman Raving Rabbids –título de otra saga consolidada como Rayman, para cerrar el círculo–.

RIESGO Y HUMOR

En el panorama actual, en el que el riesgo es toda una rareza y los videojuegos no son una excepción, es de agradecer la llegada de propuestas como la de Ubisoft y Nintendo en Mario + Rabbids Kingdom Battle. Cabe destacar especialmente la audacia de la elección del género de estrategia por turnos y la introducción de todo un mundo colorido, complejo y sobre todo cómico que inyecta vitalismo en una saga como la de Mario, que no se anquilosa después de 36 años de historia.

Europa Press

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no será publicada a terceros