Tras la quiebra de Fisker, este el primer coche bajo sus nuevos dueños chinos quienes quieren crear una plataforma autónoma llena de tecnología con aspecto hyperdeportivo.

Tras la quiebra de Fisker, este el primer coche bajo sus nuevos dueños chinos quienes quieren crear una plataforma autónoma llena de tecnología con aspecto hyperdeportivo.


Tras la quiebra de Fisker, este el primer coche bajo sus nuevos dueños chinos quienes quieren crear una plataforma autónoma llena de tecnología con aspecto hyperdeportivo.


Acá puedes leer la nota completa: xataka