Podcast de Tecnología y Noticias de Tecnología

Te gusta el fútbol te recomendamos Football Manager 2018

Si a ti te gusta el fútbol te recomendamos Football Manager 2018. La nueva entrega del videojuego de Sport Interactive trae algunas novedades pero, en líneas generales, sigue la exitosa estela de sus predecesores. La falta de licencias de las grandes ligas y la baja calidad del motor gráfico son sus puntos flacos

Pocos videojuegos hay tan adictivos y frustrantes como Football Manager. Y ese, probablemente, es el gran secreto del buque insignia de Sport Interactive, conseguir que un simulador de gestión deportiva tenga tantos contrastes, alegrías y desencantos como el fútbol real y la vida misma. Su nueva entrega, la de 2018, lleva a la venta unas semanas y regresa con algunas novedades con respecto a su versión anterior pero, sobre todo, mantiene la esencia que ha llevado al éxito a esta saga futbolera.

Las múltiples opciones que ofrece el juego en cuanto a la gestión deportiva siguen siendo su punto fuerte. Fichajes, charlas al equipo, reuniones con la directiva, tácticas, entrenamientos y un largo etcétera de posibilidades de sobra conocidas que han hecho a este simulador futbolístico uno de los más completos del mercado, y a las que este año se suman algunas nuevas que incrementan su realismo.

La más interesante desde el punto de vista estratégico tiene que ver con la táctica para los partidos. Una nueva pizarra dividida en cuadrículas indica al usuario las zonas del campo que tiene bien cubiertas, en verde, y en las que su alineación falla, en rojo. Al pasar el cursor por encima de ellas, un recuadro emergente indica los motivos por lo que la presencia del equipo en esa zona es acertada o debe mejorar.

Otra novedad que añade mayor sensación de realismo al juego es la de las dinámicas. Esta nueva pestaña muestra la cohesión del grupo de futbolistas al mando del usuario, el grado de liderazgo de los distintos componentes de la plantilla o los grupos existentes dentro del vestuario. En esta misma pestaña se puede concertar una reunión con todos los jugadores en caso de que haya problemas, aunque esta es una opción que lleva presente en el juego desde hace varios años.

En los fichajes, uno de los puntos más interesantes del juego, Sport Interactive ha incrementado el número de cláusulas que se pueden usar para tratar de convencer al futbolista que se desee comprar. Asimismo, si el jugador cuenta con varias ofertas sobre la mesa, pedirá que le hagan promesas que le ayuden a decantarse por uno u otro equipo. En este sentido, el usuario podrá prometer hacerle capitán, un rol importante en la plantilla u objetivos deportivos ambiciosos, entre otras opciones.

El sistema de ojeo, por su parte, ha aumentado su sofisticación. Encontrar jugadores fuera del campo de conocimiento de los empleados del club resulta mucho más complicado, y parámetros que antes no permanecían ocultos al chequear el mercado, como la edad o la estatura, ahora no permitirán filtrar la búsqueda de futbolistas desconocidos. Esto quiere decir que al buscar efectivos de un determinado rango de edad sólo aparecerán aquellos que conozcan los ojeadores del equipo. Aunque, eso sí, esos datos siguen apareciendo al clicar en la ficha del deportista si accedemos a ella en la pantalla de su club o selección.

Por lo demás, Football Manager 2018 mantiene la mayoría de los ingredientes que le han llevado a ser uno de los juegos más esperados de cada otoño. Multitud de opciones para hacer la experiencia de lo más realista, gestión de todos los aspectos deportivos de un club de fútbol, una base de datos inconmensurable, emoción a raudales y un gran nivel de dificultad. Las tareas de manager de las que el usuario se puede hacer cargo son tantas que llegan a abrumar, pero existe la opción de delegar muchas de ellas a empleados del club para que el jugador se haga cargo sólo de aquellas que más le interesen.

Pero no todo iba a ser bueno. Pese a todas estas bondades, este simulador de fútbol aún tiene aspectos en los que podría mejorar. Uno de ellos es el de las licencias de algunas de las ligas más importantes del mundo. En la Premier League y la Bundesliga algunos equipos aparecen con sus nombres pero no con sus escudos, aunque el peor caso es el de la Liga española, donde la mayoría de los equipos ni tan siquiera tienen sus nombres originales, sino el de las ciudades donde se ubican, y a veces ni tan siquiera eso, como en el caso del Real Betis Balompié, denominado Real Híspalis.

El motor gráfico también tiene un amplio margen de mejora. Aunque en esta edición Sport Interactive presume de una mayor sofisticación, lo cierto es que Football Manager sigue adoleciendo de una simulación tosca y poco realista, con mecánicas muy poco optimizadas que dan lugar a jugadas inverosímiles. Pese a que no se trate de uno de los aspectos principales del juego, ni suponga el más mínimo problema para su jugabilidad, ésta sigue siendo la gran asignatura pendiente de la saga futbolera.

Creando tu propio equipo

Las opciones de juego de Football Manager continúan siendo el modo carrera, en línea y la creación de tu propio equipo de fútbol. En el primero, la modalidad por excelencia de este título, el jugador podrá ponerse al mando de su escuadra favorita y devanarse los sesos para llevarla a la gloria. En el segundo, el usuario tendrá la posibilidad de desafiar a jugadores de todo el mundo, mientras que la creación de un nuevo conjunto es una posibilidad que añade diversión extra al modo carrera.

Para crear una nueva escuadra el usuario tendrá que hacer desaparecer una ya existente. En la pantalla de edición podrá elegir el nombre, los colores del equipo, el escudo y el diseño de las equipaciones. A la hora de configurar la plantilla, podrá seleccionar a los jugadores que desee, pero no podrá exceder el presupuesto asignado al club en relación a la división en la que juegue, el valor de la plantilla previa y la reputación de la entidad. De esta manera el juego se asegura de que el nuevo conjunto no desvirtúa la competición.

En definitiva, Sport Interactive lo ha vuelto a hacer. Football Manager 2018 cumple las expectativas notablemente, con muchas más luces que sombras y algunas innovaciones reseñables para dar al usuario el control casi total de la parcela deportiva de su club de fútbol y hacerle vibrar, de nuevo, con los goles virtuales de la 2ª división B como si se tratase de los tantos de la final de la Champions League.

El Mundo

Los comentarios están cerrados.