Con el soporte a aplicaciones de terceros de 64 bits en Windows 10 para ARM, Microsoft juega una de sus últimas cartas para mejorar el rendimiento, el gran punto débil, de cara a la competencia que viene de aquí a 2020.

Continue reading Con el soporte a aplicaciones de terceros de 64 bits en Windows 10 para ARM, Microsoft juega una de sus últimas cartas para mejorar el rendimiento, el gran punto débil, de cara a la competencia que viene de aquí a 2020.