Pregúntate: ¿qué necesito para ser feliz? o ¿qué es lo mejor para mí? Así sacarás al ego de la ecuación y avanzarás hacia tus objetivos.

Pregúntate: ¿qué necesito para ser feliz? o ¿qué es lo mejor para mí? Así sacarás al ego de la ecuación y avanzarás hacia tus objetivos.

Leer nota en: NYTimes en Español