Lo que en principio se iba a quedar en una broma entre amigos y programadores ha acabado siendo una pequeña pesadilla. Debe miles de dólares en multas y no paran de llegarle otras nuevas.

Lo que en principio se iba a quedar en una broma entre amigos y programadores ha acabado siendo una pequeña pesadilla. Debe miles de dólares en multas y no paran de llegarle otras nuevas.


Lo que en principio se iba a quedar en una broma entre amigos y programadores ha acabado siendo una pequeña pesadilla. Debe miles de dólares en multas y no paran de llegarle otras nuevas.


Acá puedes leer la nota completa: xataka