Lo que ella sentía, no eran calambres… ¡sino parásitos! Las larvas habían anidado en su columna vertebral.#QuoSalud

0

Lo que ella sentía, no eran calambres… ¡sino parásitos! Las larvas habían anidado en su columna vertebral.

#QuoSalud



Leer nota en: Revista QUO

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no será publicada a terceros