fbpx

La “mano de Dios” fue observada en 2014, pero ha seguido estudiándose hasta la actualidad para conocer mejor las estructuras que la componen.