fbpx

La investigación muestra que los desarrolladores de aplicaciones sospechosas todavía están tomando sus datos sin su permiso, y Apple no los ha detenido.