El uso de los datos personales genera dudas comprensibles pero en lugar de demonizar el uso de nuestros datos, deberíamos apreciar los beneficios que pueden traer a nuestras vidas y avanzar hacia unas mejores prácticas normativas que eviten su uso ilícito.

El uso de los datos personales genera dudas comprensibles pero en lugar de demonizar el uso de nuestros datos, deberíamos apreciar los beneficios que pueden traer a nuestras vidas y avanzar hacia unas mejores prácticas normativas que eviten su uso ilícito.


El uso de los datos personales genera dudas comprensibles pero en lugar de demonizar el uso de nuestros datos, deberíamos apreciar los beneficios que pueden traer a nuestras vidas y avanzar hacia unas mejores prácticas normativas que eviten su uso ilícito.


Acá puedes leer la nota completa: ComputerWorld España