fbpx

El Imperial College of London ha pasado los últimos cuatro años trabajando con la empresa holandesa MX3D para desarrollar un puente de acero impreso en 3D que serviría como un “laboratorio viviente”.