fbpx

El efecto Game Boy sigue vivo: las consolas portátiles ganan impulso en tiempos de ‘smartphones’