fbpx

El año pasado se produjo el primer derrame de ‘combustibles Frankenstein’, según los investigadores